jueves, marzo 13, 2014

Ecuador en el BAFICI 2014

Estas son las seis coproducciones y una producción que participan en cinco categorías del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente BAFICI 2014. Si están en Buenos Aires durante la primera quincena de abril, vayan a verlas.


Competencia internacional
Carlitos, de José Antonio Guayasamín (Ecuador)

La historia de este documental se cuenta a partir de la vida de Carlitos, quien lucha con tres conflictos existenciales: poder comunicarse con las personas de su entorno, cumplir con un rol familiar que demanda ciertas responsabilidades y llevar una vida independiente. La vida de Carlitos está a su vez atravesada por cambios físicos, hormonales y psicológicos que muchas veces escapan a su entendimiento y lo llevan a hacer cosas que ponen en conflicto a toda la familia. Carlitos observa y vive la vida desde una sensibilidad tierna y particular. Este documental se adentra en la forma particular con la que Carlitos de percibe el mundo y los esfuerzos de un joven con discapacidades, por ser igual a las demás personas.



Competencia argentina
13 puertas, de David Rubio (Argentina / Ecuador)

¿Qué pasa cuando la Universidad entra en una cárcel de máxima seguridad y propone un proyecto educativo en el que presos y guardias tienen que estudiar en la misma clase como compañeros?
El CUSAM es un Centro Universitario ubicado en un penal de máxima seguridad en Buenos Aires. En sus aulas cursan en igualdad de condiciones, presos junto a carceleros.
Un año lectivo muy particular en el que los protagonistas de esta historia tratarán de aprender a convivir y trabajar en equipo para poder pasar el año.


Panorama
Asier y yo, de Amaia Merino y Aitor Merino (España / Ecuador)

Un día, Asier, mi gran amigo desde la infancia, desapareció. Se había integrado en ETA. ¿Cómo explicar qué pudo llevarle a tomar una decisión que a mí mismo me costaba asimilar?

Silencio en la tierra de los sueños, de Tito Molina (Ecuador / Alemania)

Desde la muerte de su esposo en la casa de esta anciana reina el silencio y la soledad. Ella aprendió a hacer de la rutina su mejor compañía y de la fé su refugio. Sólo en sus sueños la anciana escapa de esas cuatro paredes hacia una tierra mágica y sin tiempo donde el mar habla sin palabras. Sus días transcurren así; entre lo real y lo onírico…hasta el día en que un perro vagabundo toca su puerta.


Calarts
Recordando el ayer, de Alexandra Cuesta (Estados Unidos / Ecuador)
Las ventanas de un bus enmarcan diferentes secciones de un paisaje urbano durante el transcurso del día. La cámara captura imágenes de pasajeros, texturas de luz y fragmentos de cuerpos en el espacio mientras teje un retrato en movimiento; un viaje contemplativo sobre el transporte público en la cuidad de Los Angeles.

Despedida, de Alexandra Cuesta (Ecuador / Estados Unidos)

Todo tiene un sabor a última vez. Las calles medio vacías, los niños mirando a la cámara, los hombres haciendo deporte, las voces distantes, la mirada que se posa en el marco de una ventana, el poeta aspirando un cigarrillo. Ya conocíamos, de la película Piensa en mí, una de las rutas de Alexandra Cuesta, la directora, cuando recorría en bus una melancolía similar a la de ahora, pero esta nostalgia tiene una nueva quietud, una cierta contemplación de la muerte.

Cortometrajes, competencia argentina
La lengua que se comió el gato, de Gabriela Coka (Argentina / Ecuador)
Josefina, una niña de seis años, pasa una tarde con su padre, Gastón, su hermana Rafaela y la novia de su padre, Adriana. La visita es difícil, ya que tanto la casa de su padre como su relación con éste le resultan ajenas. Dada su poca edad, Josefina experimenta toda clase de emociones que no necesariamente puede entender y asimilar, llevándola a la necesidad de esconderse.
Publicar un comentario