viernes, diciembre 20, 2013

Poemas para selección natural 3

Rafael Méndez Meneses

"Que mi alma se la lleve el diablo"
Graffiti
Qué importa si se borra
lo tumban
o es reemplazado por algo más in
si lo que cuenta
es el ahora
hacerlo a pesar de todo
de todos
y no por anarquismos cojudos
sino más bien
por no pensar en las consecuencias
Que no te falle el pulso, nena
que el trazo sea firme
que esta eternidad dure
y mientras tanto
que los transeúntes
al mirarnos se pregunten
cómo carajos nos salió tan bien


Pulso electromagnético
Todo se borrará
las cenas en instagram
los miles de likes en facebook
el camino a tu casa
en el sistema de posicionamiento global
los comandos para que un dron lance misiles en el punto exacto y asesine sin fórmula de juicio a algún enemigo anónimo
y aunque suene a excusa
se borrarán también
las sinapsis que me hacían pensar en ti


Zapping
Algo mejor habrá
dice esperanzada
pero solo halla
comedias románticas reggaetón sucio series infantiles spin offs novelas repetidas softbol noticieros sangrientos lucha libre y más y más telebasura
Algo mejor habrá
dice sin mirarme
como mosca
que solo quiere irse hacia la luz


Carne
Soy un lamento en los escombros
tratando de convencerte
de que aún vivo
la sangre ya reseca
y olfateas carroñera el desamparo
planeas bajas
devoras mi carne hasta el hartazgo
y te vas



"Loser"
Añora a la serpiente, no al paraíso
Él la ve mirar atrás
ya solo por acto reflejo
Ella deambula
con su macho
migrantes recién llegados
a los barrios bajos
con aves que hablan
en lenguas ininteligibles
y bestias que ya no obedecen
con vecinos que se pudren más
en cada nueva camada
Pero ella inventa la belleza
cuida el fuego
hace del dolor una bandera
abre los ojos
cuenta sus cicatrices
y como quien acecha espera
la misericordia de la que tanto presumía Él
que deje de culparla
que la busque
le ofrezca el perdón
agarre su mano
y trate de llevarla de vuelta
Ella lo espera
solo para poder decirle
que se meta su paraíso por el culo



"Principio de caos jamás acaecido"
Tóxica
Ofrecer tardar llegar
como quien no quiere la cosa
repetir mentir callar
y luego pretender que nada
absolutamente nada pasa
olvidar odiar volver
y ya desnuda
rechazar ceder jurar
que nunca
nunca más
hasta la próxima

pura retórica
pendeja


Uno queriendo renegar de la poesía
pero llegas
te acuestas
abres la boca

y así no se puede


Ciento volando
Nada me asombra
nada me impresiona
solo mi suerte inmerecida
tu mal gusto el buen timing
Que llegaras a mis manos
con el ala rota
a buscar calor
en vez de revolotear carroñera
Nada me abruma
mi amor
nada me preocupa
solo el momento
en que regreses oscura
con tu bandada


(esto no es) Motel
Aunque vale el morbo agazapado
pesa más el temor reverencial
a dormir más de la cuenta
domar la incertidumbre
quedarte vulnerable hasta mañana
ceder ante el peso de la costumbre
hallarte en el espejo
como quien se halla en un cartón
de objetos olvidados


Universos paralelos
Un día tocarás la puerta
1. e iré a abrir
2. pero no abriré
3. escucharé tu respiración del otro lado, mientras contengo la mía hasta que te vayas
4. y te irás sin lograr respuesta
5. pero no será mi puerta
6. y no estaré
7. no seré yo quien abra
8. dirás que ya deje de recordarte
9. y no serás tú


Vidrio
Ave que se da contra el vidrio
torpe ave
torpe
por no prever
que el objeto del deseo
era inalcanzable


Mal paso
Soy el mal paso
al que no quisiste
darle prisa
la fiebre que no cedió
la herida que empezó a supurar
pero ya no duele
por pura inercia
porque en el fondo algún día
esperas presumirme cicatriz
medallita trucha
de batalla memorable


Cabello en la almohada
Mejor ignora
ese vestigio de movimiento telúrico
que nadie predijo
la fisura
que se abre entre nosotros
inaugurando silencios
condenándonos
a esta deriva parsimoniosa de Pangea


Error incidental de observación
Casi te veo en la multitud
casi me olvido
casi me vale madres volver a fojas cero
casi me arrepiento
de querer llegar
muerto viviente a devorarte
casi me ganas
casi recaigo
casi
pero no eras tú


Arrodíllate
que las ansias broten
hasta encontrar el cauce perdido
y busquen las comisuras de tus labios
que quieren contar
la misma historia desgastada
porque sí
porque así debe ser
porque sigues
tú en la punta de mi lengua
húmeda


Efecto túnel
Al otro lado del muro
la vida sigue
girando
nuestros cuerpos
avatares olvidados
Softcore para el morbo
de transeúntes invisibles


La calentura y las sábanas
Volvemos
a voltear la almohada para buscarle
el lado fresco


Fuera de cálculo
Nadie te iba a advertir que no caigas
si vos
canchera decente sensata
usabas la cabeza para pensar
y sabías
que en último caso
dar cabeza no es sentar cabeza
Nadie te iba a creer eso
de mariposas en la panza
señales del destino
ni sueños premonitorios
Nadie te habría visto así
sin buscar explicaciones
Nadie te habría imaginado
conmigo
y nadie lo hizo
Nadie
excepto yo


Lobo estepario
Ninguno de esos huecos fríos
donde hiberné por instantes
resultó ser el paraíso


Oceanum
Olas invadieron
cálidamente la roda
de barco que esperaba el deshielo
varado
sabiendo
que no se surca dos veces el mismo mar


Taza
He estado allí
en esa incertidumbre
que se desacelera
y busca certeza
Apurarla y saborear
el porvenir que fluye
o bajar la taza
para leer
las hojas de té
cuando amaine

Esa es la cuestión


Triángulo de las Bermudas
Quietas las aguas
Sobrevalorada la calma
que precede a la tormenta
que precede al olvido
Para qué tormentas
si yo
naufragaré en tu humedad


Warning
Caigo
como politiquero
que se cambia de camiseta
como quien busca juguete nuevo
y como ya es usual
de puro pendejo
aturdido
por el amor que aparece
y arrolla
cual auto fantasma
pero queriendo que valga la pena
Así que no la cagues


Arte de la guerra
Convencido todavía
de que Sun Tzu era un pendejo
me arrastro
a la batalla imposible
mientras las yemas de tus dedos
gatillan la piel
y tus piernas se tensan
anuncian
que la rendición era
una emboscada


Sed
Fuiste un oasis de una flor
en el desierto
aunque desierto resulte
un término impreciso
si consideras
mi tendencia a morir de sed
en la aridez de los humedales



"Nadie es poeta en su tierra"
43
“me fui a volver”
decía en un mensaje de whatsapp
pero no volvía
ni lo habían visto en las calles en la plaza en la comisaría en la fonda en la taberna
en el camino al pueblo
donde serena la noche
en el monte donde ya éramos cientos buscando
en las redes donde éramos millones indignados
cansados
recansados esperando
que volvieran ya no héroes Pancho Villa Emiliano Zapata Subcomandante Marcos
Pero que volvieran al menos profes vecinos hermanos hijos
Quién iba a pensar que ese
“salí a volver” no era otra cosa
que volver viento volver espora
Volver candela volver mecha
Volver
pero aún nos faltan
Abel, Abelardo, Adán, Alexander, Antonio, Benjamín, Bernardo, Carlos Iván, Carlos Lorenzo, César Manuel, Christian Alfonso, Christian Tomás, Cutberto, Dorian, Emiliano, Everardo, Felipe, Giovanni, Israel, Israel Jacinto, Jesús, Jonás, Jorge, Jorge Aníbal, Jorge Antonio, Jorge Luís, José, José Ángel, José Eduardo, José Luís, Jhosivani, Julio César, Leonel, Luís, Luís Ángel, Magdaleno, Marcial, Marco, Martín, Mauricio, Miguel, Miguel Ángel, Saúl...
Aún nos faltan a todos
no solo en la silla donde se sentaban cansados
tristes enojados indiferentes felices
vivos
nos faltan en la lluvia en la tierra
en la tortilla que se queda sin boca que la devore
en la boca que se queda sin boca que la devore
en el abrazo en el “buenos días”
en el “ya volvió este wey”

Aunque estén en el grito que no se apaga
en el lazo que nos junta
para gritar “devuélvanlos, cabrones”
esta es la realidad
aún nos faltan


Sueño de una noche de verano en playa de Gaza
Qué hacía yo en esa playa
observar a un niño que
lanzaba piedras hacia el otro lado
Qué hacía yo de rodillas
incapaz de levantarme
como si la gravedad pesara tanto
o más que la conciencia de netanyahu
por qué me llegaba ese dolor
de carne quemada
de niños que huían de los misiles
corriendo por la playa frente a mí
entre las tiendas
y la ropa que se secaba al viento

Tanto dolor
Demasiado dolor tanto
dolor tanto
dolor
que desperté agobiado
con el corazón hecho escombros
bajé a tomar un vaso de agua
me comí unas galletas
puse algo de música y al rato
me dormí plácidamente


5 horas
Pobrecita la muerte
se muerde las falangetas
camina en círculos
como tigre enjaulado
mientras en Gaza
los hijos lloran a sus padres
los padres se quiebran por sus hijos
las mujeres rabian al ver a sus vecinos
desperdigados por ahí
los solos se lamentan
por el amor no correspondido
que ahora yace bajo los escombros
Los ancianos gritan por todos
por los anónimos
por los que sobrevivieron
cinco horas más
para enterrar a sus muertos
agarrar sus cuatro cosas
y largarse
o tomar una piedra
para que luego los asesinos se victimicen
y justifiquen la matanza
y les roben sus tierras
y sigan asesinando

Pobrecita la muerte
seguramente no se esperaba
la bondad hipócrita de los asesinos
las cinco horas de vida
que dieron como limosna


Después de la vida y la muerte, ¿qué sigue?
Después del devenir
no importa lo que hagas
Tras el parpadeo final
solo verás
tu vida pasar sin prisa
Una eternidad abrumadora
delante de tus ojos
O con asombro verás
el rostro del destino
Tal vez ni eso
Solo el sol
las nubes
tus pestañas cerrándose y luego
la nada, bro
la nada


Neurosis
En estos tiempos
en que nos conmueve más
la acumulación de grasa bajo los párpados
que la acumulación de riqueza en el paraíso
fiscal más cercano
irónico buscarnos en el otro
en el que no somos
en lo que no seremos
en la nada



"Esto ni siquiera riima"
Vivir del cuento
quedarme dormido en lauras
en colegialas que recién escuchan
mi poema berreado de one hit wonder
y aplauden y se mojan
y aplauden
y se aflojan
las bragas sin preguntar
por nuevos versos

A falta de musa
buenas son las groupies


Blas y más blas
la tos nerviosa los selfis
las ganas
de que llegue el brindis
la borrachera y quién sabe
tirar con alguna groupie
detrás de los tachos
en la esquina

(al final no hubo vino
ni groupies
Solo
los tachos en la esquina)


En mis manos
un libro que cae
es un árbol que cae
árbol aburrido que leo
porque llegó a mis manos
porque no alcancé
a robar otro
porque no alcancé
a escribir
otro árbol
que no cayó
árbol que calló a destiempo
y nadie extraña
árbol sin hojas
ni raíz
ni tronco
pero que hace sombra


Poema que se cae de inmaduro
para la zorra que lo presume
y se regocija
sin caer en la cuenta
de que estas líneas

aún están verdes


Ya vuelvo, voy por cigarrillos
dijo la musa como despedida
A lo mejor piensa
que aún la espero


Ella escribía versos mediocres
excepto cuando la desamaban
así que no me culpen
por el dolor
las indirectas en twitter
el olvido
si a pesar de todo
he sido un mal necesario


El poeta lee mis textos
sonríe a ratos
entrecierra los ojos
guarda el libro en su morralito
y tras un silencio de melcocha
me dice que soy
un secreto bien guardado de la poesía
y lo mejor es
que todo permanezca así


La poesía es
como un dedo meñique:
inservible excepto
para aparentar glamour
a la hora del té


Este poema no está
como para leerlo en festivales
carece de golpe de efecto
para que celebren poetas
sumidos ya
en la calidez de los abrazos y del trago
Pero a quién más
voy a impresionar con estas líneas
que hablan de paisajes comunes
a los que el asombro
sin embargo
no ha sabido abandonar
y persisten como latido
cuando los años han decolorado
la tela del fuego



"La poesía es una revelación que subyace irrelevante"
Fukushima
Abrazaron al átomo
como a marido golpeador
que finalmente
los arrastró junto a una
isla de escombros
que cruzó el Pacífico
“Pero no es culpa del átomo”
dijeron mientras observaban
los pescaditos de colores
en el fondo
no faltó quien terminara
culpando a los dioses


Baratijas chinas
Buscarnos
para qué buscarnos
y aburrir
como soundtrack
de música pop clonada
si somos baratijas chinas
en percha
de ciudad fantasma


Peregrinos
Atrás ciudad en llamas
niños abandonados ancianos
ahogados en su tinta
Daño colateral
del que ya nadie
pretende abstraerse
porque somos nuestro propio vómito

En los manglares
aleteo lejano
de cuervos que parecen intuir
lo que pienso


Chamberos
Nunca más denostarán su oficio
los veremos apañar lo que quede
hasta el último latido
la última evidencia
de que un día
creímos vencerle el pulso
a la desmemoria


Freak show
Bichos raros
aparecen de vez en cuando
El niño que comparte su última ración
el cazador que se niega a devorar a su mascota
la mujer que seduce en un camino solitario
porque realmente necesitan amor


Debemos reaprender el arte de la caza
Porque ya nada sabemos
de ardides para acorralar a la presa
de ataques concertados
contra el espécimen más lento
y torpe
La barbarie de buscar excusas
para aniquilar a todos
tumbar al macho alfa
y culparlo de no saber
proteger a su manada
de no hacer felices a sus hembras
ni criar como se debe a sus cachorros
La barbarie del instinto básico
que arrasa el hábitat del más débil
en nombre del progreso
y el equilibrio macroeconómico

Debemos olvidar
el arte de la caza



Rafael Méndez Meneses
Publicar un comentario