martes, agosto 29, 2017

La mujer Gallina, de Karo Castro

La vida de Corina Lemunao, una mujer con autismo que vivió encerrada en un gallinero durante más de veinte años, conmocionó a Chile durante años. Conocida como La mujer gallina, su historia fue explorada desde el teatro, el ensayo y la poesía.

En su primer libro, la poeta chilena Karo Castro le dio voz a la mujer gallina. Una voz que explora el mundo y el devenir en tres partes: El gallinero, desde el cual reflexiona sobre su voz y la comunicación con el resto del mundo. Mas adelante, en La domesticación, la voz de la Mujer Gallina se enfrenta a un gallinero más grande y amenazante, en el que le toca convivir y añorar la libertad que llega en Desplegar las alas, la parte final del libro. En muchos sentidos, la mujer gallina es la mujer: encerrada, domesticada y esperando el momento para volar libremente.

Conocí su poesía en el Festival de La Habana 2017 y nos volvimos a ver en el Ileana Espinel 2017. La fuerza de los poemas se magnifica cuando Karo los lee, pero tiene otro momento aún más intenso: cuando acompaña la lectura con Performance Butho, que permite rememorar con mayor claridad a la Mujer Gallina.



Chile bajo mis alas

Me saqué a este país del ala
cuando salí del gallinero
Lo maldije
Nacer de podredumbre en podredumbre
con el hocico reventado a patadas
Ven mi sangre correr por el pan de cada día
Fenómeno televisivo
Distractor de su propia miseria
Sirve más mirar pal lao
que ver la mierda subiendo bajo sus pies
Ellos, los libres
son más prisioneros y no lo ven
Basta verlos hablar
Las palabras no comunican
Los ojos, sí
Me saqué a este país del ala
hediondo a cebolla
a su cultura siglo XV
su esclavitud silenciosa
Me saqué su clase obrera domesticada
la ignorancia de una dictadura que igualmente viví
con mi propia carcelera
porque aquí no se salva nadie
Venimos de la misma costilla deshilachada
huacha / burlona / violenta
Al servicio de un dios sirviente
Humanidad doméstica
de cristianos y cruces
No me dejes en sus garras
en sus culpas y castigos
Mi pecado es la negación de este cuerpo errado
de esta humanidad que no me pertenece y rechazo
esta violencia me desborda y paraliza
No seré yo / la única gallina de este corral.



Con alas de fuego hasta el exterminio

Quiero cantar en todas partes
Quiero una cuna de plumas
Quiero un pedazo de cielo entre las tablas
Quiero un enjambre de abejas en la boca
Quiero mi cuerpo con olor a tierra y jazmín
Quiero que me salgan lenguas de humo por los pies
Quiero abrir mis codos, quiero mis codos emplumados
Quiero cambiarlos por alas de alondras al amanecer.



Eclipse

Tengo la luna
y el sol henchido en mi vientre
crecerás                    hasta que no tenga sonrisas
pujo tus alas
(Para perder los pies que no necesitamos).



En mi cuerpo agoniza la voz del pájaro
Este cuerpo me lleva por donde yo no quiero
Y en el fuego de cada una de tus miradas
Se queman los pájaros.
Rosamel del Valle

Desterrada del nido ajeno
Mis espinas cantan la melodía más dulce a través de la ventana
Soy la máscara
El espejo trisado
La negrura del sol
La araucaria hecha leña
La deformación grotesca de lo humano.



Me vi

Tan muerta y miserable frente a dios
que me dieron hasta la cornea
Sin treguas
La herida sigue abierta en mis costillas
Aún quedan pedazos alojados
por más agua que trague
abro la boca y me salen todos los pájaros
en la sangre fría de las venas.



Morbo

Yo soy el morbo que asusta
la miseria heredada de un pueblo huacho y ausente
Me dieron la posibilidad de ser humana/ si alguna vez pude serlo
pero no
mi meta es ser gallina
Nací para esto
No puedo ignorar mis alas
Una gallina domestica para la audiencia
Querían verme de pie
como ellos comiendo de sus platos
saboreando su vino picado
La anormalidad les satisface su ego perfección
siento la arcada en la garganta/a punto de reventarles en sus caras
El maíz en los campos
ya no basta para saciarlos.



Nací sola

Me encontraron en la calle
Me botaron porque soy hija de los perros
Mi mamá tuvo sexo con perros
Por eso camino en cuatro patas
Y te muestro el hocico baboso
Cochina
Mongólica
Estúpida
Yo Chicken no hablo con la gente
Conozco el lenguaje de los pájaros
Hablo con los pájaros que
se entienden con las gallinas
Tengo mensajes que cantarles
y ellos tienen mensajes que entender
porque los pájaros también son santos
porque los pájaros hablan el lenguaje secreto de dios.



Pupila fija
En ésta la hora del abandono / los pájaros auguran desastres
detrás de su silencio /En la hora abandonada
no están los pájaros / Se destrozan de puro silencio.
(Arabella Salaverry)

Aquí no pasa nada
Aquí no se puede pensar
No se puede imaginar ni soñar si quiera
Es como estar muerta
Puedo nombrar lo que veo desde el agujero
El frío, el barro, los pies de mi madre chancando el maíz
Se me cae el pelo /parece paja
Mis labios están secos y quebrados
Las palabras no pueden pronunciarse
No alcanzan a nombrar
la cicatriz crece día a día
Vivir desde el silencio (sin voz)
No tener miedo del silencio
No tener miedo a permanecer en afonía
y habitar el espacio más árido del corazón.



Yo gallina

Deambulo entre maizales, con el cuero quemado
Hambrienta hedionda enlodada hasta los pies
Me sepultaron a los cuatro, con las alas dobladas
Sin más alimento que gusanos y moscas
Y plumas, muchas plumas para saciar el vuelo
Yo gallina ojo silencioso
Pestañeo agujereado
Yo gallina embrión, reflejo mi herencia
Gemir /cacarear/ gemir /cacarear
Conozco el lenguaje de los pájaros
Succiono el vacío desde mi pulgar
Yo gallina niña
niña ave
niña sin voz
niña cacarear niña
yo gallina me hago
me reconozco en el olvido
de la página de un diario en los noventa.



Más sobre Karo Castro en
- Karo Castro poesía
- El buen librero
- Proyecto Patrimonio
- Ficción de la razón
- La raza cósmica
- Vallejo & Company


Publicar un comentario