lunes, diciembre 21, 2015

Cena de navidad 2014

Interior. Día. Cocina
Esposa agarra una costilla y la pone en un plato. La observa y sonríe orgullosa. Toma aire y sale al comedor con la costilla.

Interior. Día. Comedor
Sentados a la mesa, esposo mira el plato vacío amargado. El hijo mira al techo con ganas de llorar. La hija los observa y se ríe a escondidas mientras mira hacia la cocina a ratos.

Interior. Día. Comedor
Esposa entra al comedor sonriendo orgullosa. Mira de reojo al esposo, que sigue observando al plato. Deja la costilla en el centro de la mesa y observa al esposo, que sigue mirando su plato vacío. Agarra la botella de champagne y se sirve en la copa. Agarra una botella de cola y le sirve a la hija en la copa. Corta la costilla y sirve a todos.

Hija.- Papi, ¿Y no decías que esta navidad nos íbamos a comer un pavo azul? Yo quiero ver un pavo azul

Esposo no dice nada. Mira el plato y la mira de reojo enojado.

Hija.- ¿Cómo es el sabor? ¿O no era rico como decías?

Esposo mira a hija y con un ademán, le dice que haga silencio.

Hija.- Mami, ¿por qué no preparaste el pavo azul? ¿No consiguieron? ¿o es que no alcanzaron a comprar?

Esposa.- Ya mija, no moleste, que hoy nos toca comer esta rica carne, que la preparé con mucho cariño.

Hija.- Pero mami…

Esposo.- Cállate

Hija.- Pero papi, yo solo preguntaba por

Hija.- el…

Esposo.- Que te calles y cómete rápido la cena, que el próximo año…

Hija.- No pues, tú dijiste que esta navidad nos íbamos a comer el pavo azul

Esposa.-Ya déjalo mija, que a lo mejor el próximo año sí puede

Hija.- Mami, ¿cuánto falta para las 12?

Esposa ríe. Se para delante de esposo y le muestra “3” con los dedos. El hijo se pone a llorar. Se levanta y se va a la habitación.

Esposa.- ¿Si ves? ¿y ahora cómo saco a este pelado de debajo de la cama?

Esposo se levanta y se dirige a la habitación.

Esposo.- Ya vengo

Hija.- Sí, pero ¿y el pavo?

Esposo mira a hija con amargura. Trata de decirle algo, pero de repente, se pone a llorar y entra a la habitación.

Esposa.- Mejor comamos un poquito, que hasta que estos dos salgan, nos llega el año nuevo.

Hija.- Sí, pero ¿y el pavo?

Esposa e hija levantan sus copas y brindan riéndose a carcajadas.
Publicar un comentario