viernes, septiembre 04, 2015

El amor está adentro: Septiembres (Carles Bosch, 2007)



El documental empieza con un concurso de canto en el Centro penitenciario Soto del Real. Mientras esperan el concurso del año siguiente, los presos unidos por el azar para este documental, contarán sus historias de amor.

Soto del Real rompe el paisaje de la misma forma que el concurso rompe la rutina de los concursantes. La preparación, el concurso en sí y la celebración terminan pronto porque son solo la excusa con que se juntaron los protagonistas, gente con una sensibilidad comparable a la de quienes están afuera y es que no tiene por qué ser tan diferente.

Bosch recurre al generador de caracteres, la pantalla dividida y la voz en off para mostrarnos la relación de los protagonistas con el mundo de afuera. También a un recurso de estilo: las tomas de los familiares de los presos y sus hogares parecen videos caseros o fotografías que pueden verse en un álbum familiar. Algunas de esas tomas tienen un leve movimiento de cámara que da la sensación de estar viendo fotos en vez de la imagen en movimiento propia del cine. Este recurso permite la identificación del espectador con esos seres humanos encerrados.

Después del concurso, la cámara en mano ayuda a explorar el entorno, entrar en el mundo de los protagonistas. A ratos, sobre todo en los momentos más emotivos, la cámara parece unirse a los abrazos, al cariño. Este recurso que raya lo invasivo, acerca al espectador con los presos, pero más con los familiares o con los otros presos, cuando se dan las visitas conyugales.

Mientras aman, los presos esperan el concurso del siguiente año. Con eso se cierra el ciclo que sirvió de excusa para mostrar sus historias. A esas alturas, lo que importa es que entendemos su necesidad de huir de la rutina, la selección de los temas, la añoranza que moldea su pasión al cantar.

El amor transcurre entre los condenados. Adentro, contraen matrimonio, se encuentran, mantienen la esperanza de volver a amar, se esperan, se embarazan. La consigna cuando están encerrados es “Quédate con lo bueno” y aplica también para el espectador. Para una de las protagonistas que recupera su libertad y en general, para las parejas de todos los presos, el amor espera adentro.

Septiembres
Dirección y guión: Carles Bosch.
País: España.
Año: 2007.
Duración: 113 min.
Producción: Carles Bosch, Tono Folguera y Loris Omedes.
Fotografía: Walter Ojeda y David Fernández Miralles.
Montaje: Ernest Blasi y Ana Rubio.
Publicar un comentario