lunes, octubre 30, 2006

Rafaelito en la III Escuela Nacional de los Ecoclubes & +

Antecedentes: famosa blogger se pasa como anfitriona

Eduardo dice que Ecuador es tierra generosa, y en mi caso, es difícil darle la contraria. Desde la semana pasada estuve un par de días en Quito exponiendo acerca de los Ecoclubes para el axel yepez y tratando de terminar las entrevistas para la próxima superedición de Habla (Tendrá dos temas principales).

Nótese la atención con que escuchaban mi charla (des)motivadora

Allá fui atendido nada menos que por So, quien junto al marcelo, se requetepasaron como anfitriones: tuvieron la paciencia de llevarme a almorzar con el guambra, darme resguardo de las inclemencias del tiempo, presentarme a la canelita, y mostrarme la colección de muñequitas chinas que tiene uno de ellos, que sin duda suscitarían la envidia de cierta persona que me pidió precisamente algo de eso por navidad.

También me llevaron al concierto de un grupo famosísimo. No pongo su nombre porque no tengo la más mínima idea de quiénes mismo habrán sido esos manes. Eso sí, había como 4000 almas por allá, todos saltando y aplaudiendo a más no poder con la música que francamente me aburrió.

(ver el video)

Luego nos fuimos a comer sánguches mientras esperábamos a fabián auz (aka phantom). Yo estaba al borde de las lágrimas porque ya era la 1 de la mañana y el tipo insistía en pedirnos que esperemos, que ya estaba llegando de su terruño, sólo para poder conversar con el autor de este blog.

Al llegar, preguntó por las compañeras de universidad (buenas) que So había jurado, nos iban a acompañar a jugar billar y/o a discotequear, pero que nunca se aparecieron. Tomando en cuenta mi participación en radio 04, en ese momento sí, todo tuvo sentido.

Poco antes de eso, durante el concierto, me llamó la blanqui. Traté de hacerle una broma: aprovechando que la cordillera de los andes se interponía entre nosotros, le dije que estaba en un concierto tomando cerveza con un par de locas que me iban a llevar a su casa. La broma me salió mal porque marcelo se puso a gritar: "yo no seré tu loca esta noche", frase que posiblemente intrigó a la blanqui. Eso explicaría el por qué no me volvió a llamar ni a contestar hasta que le expliqué lo de mi llamada y la invité a pasar un par de días en Cuenca.

Antes estuvimos en Biblián, donde se está conformando una pequeña red de Ecoclubes y me invitaron a (des)motivar a los pelados.

La estadía en Cuenca

Tenía la opción de regresarme en avión a Guayaquil, pero mejor me quedé con la blanqui en Cuenca un día más, y aprovechamos para descubrir por qué esa ciudad es patrimonio cultural de la humanidad.

Si ven detenidamente la foto, en esa casa vieja está uno de los 500000 puestos de cd piratas de la ciudad.

Encontré películas como elephant, el asesino de la dalila negra, el proceso, 8mm2, being john malcovich, manhattan, caperucita roja (no me refiero a la versión porno), s1mone, y angels in america (tengo la sospecha de que es una película gay). Ni en Quito había podido encontrar esas películas, a duras penas, 3 cds piratas de Sabina.


Aprovechamos también para degustar la comida típica de allá: encebollado, chaulafán, papipollo, hotdogs, bizcochos y churrasco (a un par de cuadras del museo antropológico del banco central, venden churrascos gigantes a 2 dólar, que nos salieron gratis a cambio de esta publicidad engañosa).

Tuvimos que comernos los bizcochos de la musa porque nos dio hambre en plena madrugada. Los de dael, me los comí mientras escribía este largísimo (y aburrido) post. Lo bueno es que ella queda ruca nomás con el título de mis posts, así que nunca sabrá nada (literalmente).


También conocimos de cerca la cultura cuencana: escuchamos la música de un mariachi en la plaza de la catedral, y recorrimos toda la ciudad buscando helados de paila. Lo más cerca que estuvimos fue encontrar una heladería que estaba cerrada.

El último día se nos apareció un fantasma, que dañó el ascensor para sorprendernos en las escaleras. La historia es tan tenebrosa que debería postearla el 31 para ganarme un cafecito con rossy, pero me da pereza.


Cuando ya nos estábamos barajando, a la blanqui se le ocurrió ir a buscar artesanías. Como el día anterior no las encontramos en ningún lugar, decidimos preguntar a la recepcionista. Ella nos comentó que la casa de la mujer estaba a un par de cuadras.

La mujer más afortunada del universo (y de todos los universos paralelos) tuvo la ideota de ir a un parque, y eligió el que estaba más alejado de la ciudad. El tipo del bus nos dejó a 50 cuadras, así que nos tocó caminar. A esas alturas, yo estaba considerando seriamente la posibilidad de divorciarme, pero nomás al ver el césped donde quedarme ruco por un par de horas, me animé a seguir.

Me despertó a los diez minutos un perrito que me había confundido con un árbol caído, mientras la blanqui buscaba infructuosamente las lagunas de las que tanto le habían hablado en la recepción del hotel.


La escuela nacional de los Ecoclubes

Esta es la foto que dio la vuelta al mundo del equipo organizador.

El jueves empezó la escuela nacional. Además de hablar acerca de las actividades de los ecoclubes del terruñito, me contrataron como (des)motivador. Para contratos dentro y fuera del país, escriban en la sección “comments”.

Mientras gabriel hablaba de las actividades, yo trataba de hacer memoria de dónde mismo había dejado mi charla magistral de liderazgo. Luego recordé que no la había hecho, así que les dije a los chicos que se la había comido el perro. La excusa no me sirvió mucho porque tenía que hacerla en power point.

Hablé de liderazgo y participación ciudadana ante un asombrado auditorio. Nótese el aplomo con que le explicaba a toda esa gente que si trabajaban duro, algún día serían como yo.

El viernes me dio gripe, pero aún así, reuní fuerzas para asistir (a la hora del lunch) a otro encuentro juvenil, organizado por el MBS. Aproveché para asistir a la celebración del cumple de iliana. No fue fácil: dael nos había dicho que la fiesta era en la noche, pero el tipo que todo lo sabe (no me refiero a “viejo sapo”) me pasó el dato que en realidad era a la hora del almuerzo en el mcdonals. Allá llegué a esparcir mi virus.

El domingo regresamos a la ofi. Como habíamos llevado las pcs al hotel, se nos dañó el internek. Alguien se ofreció de voluntario a solucionar el problema, pero ya se parecen a esos politiqueros de siempre. Debería usar de las camisetas que dicen "no, i won't fix your computer".

Estaba en el balcón en calidad de maceta, y noté que en la plaza rodolfo baquerizo habían quitado las banderas que custodian a don buca a toda hora. Ya era tiempo, esas banderitas están izadas durante la lluvia, el sol, las noches obscuras y la nieve. Creo que en algún lado leí que hay que bajarlas todos los días, y volverlas a izar al amanecer, e incluso creo que hay hasta un reglamento para darle un digno trato a este símbolo nacional.


Cuando me aburrí de divagar acerca de la bandera, no me quedó otra que ponerme a leer.

Revisando la "Análisis y estrategia", di con un interesante comentario acerca de TvlogEcuador. Los pobres incautos creen que el proyecto “dará de qué hablar”, y “está tomando un impulso bien organizado, a tal punto que tenemos una gran cantidad de visitantes”. Les enviaré una carta diciendo: "pídanme un hijo".

Como dice Eduardo cada vez que habla de mí: "Ecuador, tierra generosa"

Recuerdo de la Feria del Libro
Durante mi ausencia en el mundo terrenal, me llegó un certificado de participación en la Feria del Libro, en la que tuve el alto honor de compartir el espacio intelectual nada menos que con Mariaca, un tío de aura violeta, chautemoc Sánchez y el mayor diario nacional.

Parece que fue ayer que alguien del comité organizador me estaba buscando para mandarme al diablo por un post en que informé al respecto.

Asegura tu lugar en el paraíso
BloGalaxia
Publicar un comentario