lunes, septiembre 08, 2008

jaime nebot y sus condiciones para seguir como alcalde de Guayaquil

“…porque yo pienso que la nueva constitución es muy mala, y no me parece honesto conmigo mismo y con mis conciudadanos aceptar una candidatura donde yo no voy a poder servir a la ciudadanía”.

“Si yo fuese electo bajo esa nueva constitución y sin la capacidad moral de oponerme democráticamente a ella en la Alcaldía?”

Es curioso, pero nebot no condiciona esa postura al triunfo del NO a nivel nacional. Se conforma con que no gane el Sí en Guayaquil, y lo hace ahora, que cree que los resultados en Guayaquil serán favorables para sus intereses electorales. Para asegurarse, ha invertido centenares de miles (no sé si millones) de dólares en promocionarse y en hacer campaña por el NO. Pero basa su campaña en mentiras, tergiversaciones, y en apelar a su popularidad.

¿pretende oponerse a la Constitución aún si es aprobada por la mayoría de los ecuatorianos? ¿Se va a negar a asumir la administración de agua potable y alcantarillado? No podrá hacerlo, pues el artículo 264 lo obliga a cumplir con todo eso y más, pero de manera articulada con la planificación nacional, regional, provincial y parroquial. Es cuestión de leer la nueva Constitución para darse cuenta de que Nebot miente.

Nebot dice los artículos 303 y 276, que dicen claramente que la dolarización la van “echar abajo”.


Una de las principales propuestas de campaña de la 6 era poner el dólar en la constitución, pero en Guayaquil apenas pudieron poner una asambleísta. ¿qué pasará si los migrantes dejan de enviar remesas, se descalabra la economía gringa, española e italiana por asuntos bélicos o ambientales, y resulta mejor ir a otra moneda como el euro o cualquier otra moneda fuerte? Ni en Estados Unidos se pone al dólar en la Constitución.

“¿Qué queremos, -recordó- volver a la época en que Guayaquil era un gran bache, un montón de basura, donde no había autoestima, donde no había turismo, donde no había vivienda, donde no existían textos escolares gratuitos, donde no existían hospitales municipales gratuitos, donde nadie reparaba las escuelas?”

Si tantas ganas tenía nebot de trabajar por la educación, salud y vivienda, ¿por qué nunca pidió la competencia de esas áreas? En vez de eso, se ha dedicado a competir con el Gobierno. Por poner un ejemplo, el personal del programa Hola Salud (antes conocido como EBAS) visitaba un día a una familia y dejaba un sticker para reconocer los sitios visitados. Al poco tiempo llegaba una brigada del municipio, quitaba el sticker del Ministerio de Salud, y ponía el del municipio, duplicando esfuerzos por las puras.

Los socialcristianos llevan 20 años con el cuco de las administraciones anteriores, como si Ecuador no se hubiera dado cuenta de que este Gobierno sí está tomando las medidas para beneficiar a los ecuatorianos, precisamente en la entrega de bonos de vivienda a miles de familias, entrega de libros gratuitos, hospitales, médicos y medicina gratuita, campañas de operaciones, y más avances que se ha logrado en salud; además de la gran inversión que está haciendo la DINSE en cuanto al rescate de escuelas y colegios.

Claro, con la nueva Constitución, los de la partidocracia no podrán hacer negocio con nada de eso, y a muchos ya no les va a interesar el sueldo de alcalde si no van a poder entregarle las empresas a sus panas, compadres, testaferros o auspiciantes. Si se aprueba el no, hasta los parques pueden ser privatizados

Guayaquil tendrá que decirle “adiós al alcantarillado, educación, salud, vivienda, aeropuerto y puertos”.

Por el contrario, desde que tenemos nuevo Gobierno, Guayaquil y el resto del país le han dicho hola a la salud, educación y vivienda para grandes sectores de la población. El alcalde nebot tiene razón a medias: si se aprueba la nueva constitución, y nebot vuelve a ser elegido alcalde, con él los servicios de recolección de basura, el alcantarillado y el agua potable serían peores de lo que han sido hasta ahora, y nebot ya no podrá echarle la culpa a las empresas concesionarias. Tendrá que asumir la culpa por su incompetencia.

Cuando las cosas salen bien en agua potable, alcantarillado y recolección de basura, es gracias a nebot. Cuando algo sale mal, es culpa de las concesionarias.

Joffre Campaña dijo que “Él no cree en ese modelo y por tanto no desearía seguir siendo Alcalde”.

Entonces por qué condiciona al triunfo del Sí en Guayaquil, y no a nivel nacional? Acaso le van a hacer una constitución sólo para Guayaquil?

Nebot dijo “no voy a engañar a Guayaquil en una hipótesis como esa (suponiendo que gane el SI en Guayaquil), haciéndola creer que ha elegido un Alcalde, cuando en el fondo ha elegido a un empleaducho del Ejecutivo”.

Si es así, cuando gane el SÍ, nebot debería retirarse de la política, o iniciar un movimiento que plantee la redacción de una nueva constitución… el detalle es que hace poco, la ciudadanía aceptó que se instaure una nueva Constitución, y eligió a los representantes de la Revolución Ciudadana para que la redacten, y entre otras cosas, defiendan los derechos humanos.

La única representante que llego con el apoyo de nebot se la ha pasado tergiversando sobre el tema del aborto, y según las encuestas, el 70% de la ciudadanía no les cree. ¿Entonces de qué representatividad hablan? Hicieron su propuesta y no tuvieron el respaldo del pueblo,


¿cómo es posible que alguien amenace con irse si el SÍ gana en Guayaquil, pero está dispuesto a quedarse si el Sí gana a nivel nacional? ¿qué coherencia hay en eso? ¿qué legitimidad?

A veces parece que además de convertirse en borregos, algunos guayaquileños hubieran perdido la memoria. Ahora más parecen fashion victims temerosos de hacer lo que no es políticamente correcto, y aceptan todo lo que les diga la propaganda municipal.
Publicar un comentario