viernes, julio 10, 2009

los otros

Far west
era una tierra
de esperanzas y sueños rotos
de sabandijas que disparaban por centavos
a mujeres fatales
saliendo de algún tugurio
De aventureros que se jugaban la camisa
por ilusiones maltrechas
o golpes fríamente calculados

Todos balanceándose al filo de una veta
de scripts, efectos especiales,
maquillistas, ratings
y expertos marketeros


Mesías
Cuando se despertó
también estaban allí
raperos
telepredicadores
estrellas del fútbol, terroristas
y hasta mequetrefes que habían
tropezado con sus quince minutos


Torre de naipes
La esperanza fue elusiva y gris
se tomó una hora
un año
un siglo sabático
La vida fue elusiva y gris
la civilización fue eso
una torre de naipes
a merced del viento sordo en la oscuridad


Muertos vivientes
Se desconoce el origen y la causa exacta
de su voracidad
Fueron caníbales fueron bestias salvajes
con sed de sangre. Avanzaron
tomándose pueblos
civilizaciones enteras
Aún aparecen vestigios
de su publicidad subliminal
sus tratados comerciales
su pornografía sus casinos online


Arte efímero
Surgió en el ocaso del tiempo
cuando parecía
que nada más habría bajo el sol
al principio fue agreste, predecible
y pereció finalmente
de polución
canibalismo económico
guerras globales
y cicaterías confidenciales

de todos los términos posibles
“civilización” fue, sin duda
el que más grande le quedaba


Ciencia exacta
En el principio
fue cosa de iluminados
ungidos y caídos del olimpo
Luego vinieron los doctores de la ley
de la oferta y la demanda,
charlatanes, excéntricos
Variables que hicieron tambalear
los cimientos que la sustentaban
Se empantanó en su ocaso
entre vísceras de oro
tiburones en formol
y garabatos codificados
en complicadas ecuaciones matemáticas
con patrones gráficos
que estimulaban el hipocampo del espectador
Publicar un comentario