sábado, julio 25, 2009

ElMéndez en la expolibro y en las fiestas julianas


Estuve una semana en la hermana república de guayaquil. Además de comprar películas de zombies y sacar a la chima y a la blanqui a pasear, me dediqué a vagabundear en los eventos de la Expolibro, a robar libros del stand del ministerio de cultura, y asistir a un par de talleres en los que se demostró una vez más que no debería dedicarme a estos menesteres.

De los eventos más relevantes, están los lanzamientos de libros de los buseteros, el libro del Alexis cuzme, el de ana gamín, y el de xavier oquendo troncoso. Pero el memorable fue el de fernando artieda, que vino con lagarteros, chupamedias y modelos.

Tanto gustó su música que algunitos se llevaron la guanchaca tapiñada en una inocente botella de agua.

También asistí a la presentación del libro del huilo ruales (ídolo y fijación sexual de una famosa blogger quiteña), y a la antología de voces del manglar, en la que injustamente no aparezco, pero para compensar, sí sale el carlos eduardo jaramillo, quien por cierto, cometió el error de preguntar por mis libros. Ofrecí hacérselos llegar, pero perdí su dirección en algún lugar. Sólo recuerdo que es en algún lugar de la avenida simón bolívar, cerca del malecón simón bolívar y del sándwich león febres cordero.

En uno de los eventos de los buseteros, presentaron un video del destino que debieran tener todos los malos poemas: convertirse en avión y ser lanzados desde la parte más alta de la casa de la cultura. miguel antonio comentó que mejores son los videos del fuete quishpe, situación que provocó la ira de luís bravo.

En cuanto a los talleres, participé en el de huilo ruales y en el de pilar quintana, quienes no cesaron de manifestar su arrepentimiento de haberme conocido. En el taller estuvieron siomara y la aún no tan famosa mónica chávez (que negó cualquier parentesco con miguel Antonio, hugo, o julio césar).


He aquí dos de los textos truchos que escribí para el taller.

El apostador
…él sopesó las posibilidades, mientras lo alentábamos emocionados. En nuestra borrachera, veíamos una apuesta fácil, un golpe de suerte. Como autómata, empezó a rastrillar una, dos, tres veces. El anciano corrió al rolls, sacó un cuchillo y fue por el apostador, que temblaba mientras seguía contando: 15, 16, 17. El anciano levantó el cuchillo mientras gritábamos 17, 19... Aldo soltó el encendedor. El viejo tiró el habano, tumbó al perdedor, y le cortó el meñique de un tajo.

Lanzó el dedo a la parrilla. Luego se paró delante de aldo mientras devoraba el meñique con una ración de ensalada rusa. El idiota se incorporó señalándolo con el muñón de su mano. Apenas sacó fuerzas para preguntar

¿le vamos al doble o nada?

El hombre que mataba por internet
- Me banearon en el facebook, anularon mi cuenta de youtube. ¿no creen que ya he sufrido demasiado?
el otro me mira, me levanta y dice
- tiene razón, pero igual va preso.


mendez-siemes

por cierto, o leen mi megapost en napi (sobre lo nuevo de gabriela calderón), y mi post geek en tecnogato (sobre cómo explotar tu conexión de datos), o me prendo fuego
Publicar un comentario