miércoles, diciembre 22, 2004

de vuelta al terruñito (el regreso del mohino)

desde el viernes había estado acampando donde Andy (se lució como anfitrión). Después de la celebración de mi cumple en el manantial -sin lorenita no fue lo mismo- y lo de cerro de hayas, nos regresamos para el agasajo a los ecoclubes de Gye. Luego, la planificación de la revista, la elaboración de 1 web y 1 emocionante salida de shopping con la sofía y maríapaz (bien interesante ir a comprar ropa, lástima que olvidé las pastillas de cianuro) en las que, al menos, conversamos a los años.

Quería salir con la preciosa, pero no se dieron las condiciones. A ver si para la próxima nos damos un espacio, pero con tiempo y paciencia, ya que se la extraña, aunque no parezca.

Cuando me tocó regresarme, la gente estaba bien triste, hasta lloraron por allí (culpando luego a la "alergia" para justificarse, M.G.).

Acá, Marilyn me regaló 1 carro (de juguete nomás, algo como para poner en la lista) y me esperaba 1 almuerzo en homenaje al cumpleñero: la tradicional lasagna y unos cuantos regalitos vagos.

Al fin le envié mispuemitas a Majosé y Mariel (más vale tarde que never). Hablando de mi libro, unas chicas se me acercaron en el terminal preguntando dónde conseguirlo, ya que no lo encontraban (rafael superstar, bestseller)
Publicar un comentario