jueves, febrero 02, 2006

Mensajes subliminales & +

me sentí marginado
Recital de poesía

El café del manglar está preparando un recital de poesía joven guayaquileña para antes del carnaval. Me dijeron que avise a los poetas jóvenes de Guayaquil, pero sólo a los mejores.

Yo estaba muy emocionado por mi debut en recitales, y les pregunté de cuántos poemas era mi cupo, y si podía lanzar unos cuantos de mi próximo libro.

Entonces me recalcaron que quieren a los

MEJORES (yo no califico para eso)
POETAS (yo sólo soy escritor de blogs)
JÓVENES (soy más viejo que la sarna)
DE GUAYAQUIL (soy del terruñito)

en todo caso, si eres poeta jóven de Guayaquil, y crees ser de los mejores, visita el Café del manglar, en los bajos de la Casa de la Cultura.

o pide más información al autor de este blog.


Este post lo debí publicar donde el manaba
Mensajes subliminales


Últimamente no doy pie con bola.

El no poder convencerla a la pelirroja de que se haga una operación para quedar más pechugona que la lucia tovar, fue ciertamente frustrante. Eso sí, dejé el asunto en stand-by, porque después de todo… ¿qué mejor regalito le podía hacer a la mujer que me hace suspirar?

El aumento de la pechonalidad es el regalo ideal para cualquier navidad, cumpleaños, y sobre todo, aniversarios.

Espero que algún día la mujer más afortunada del universo (y de todos los universos paralelos) entienda que si me pongo (más) baboso, ella será la principal beneficiada, ya que podrá disponer de su macho latino a tiempo completo.

Mientras tanto, y recordando mis andanzas cuando era solterito y sin compromiso, le pregunté si de pronto no le interesaba que hiciéramos un trío con shakira, u otra muchacha que estuviera dispuesta a tener un fin de semana de pasión salvaje con nosotros.

La pelirroja me cayó a patazos.

Y cuando, en un intento por familiarizarla con la idea, le dije que podríamos intentarlo con alguna de mis amigas, o alguna de sus amigas, me puso (una vez más) el ojo morado.

hasta ayer le pagué las clases de karate.

Su argumento es que hacer trío no es una cosa muy romántica que digamos. Y el incluir alguna amiga no mejora los lazos fraternales. Que si quería, tendría que esperar al divorcio y posterior paliza por baboso, para ver con quién lo puedo intentar una vez que sea solterito.

Como yo sin la blanqui no soy nada (con ella tampoco soy nada, pero al menos me entretengo), opté por poner a añejar la idea por un tiempito.

Y mientras le ponía los mensajes subliminales a mi blog, me llegó la revelación:

Cada vez que ponga romántico con la ricura, le haré una pregunta cualquiera (por ejemplo: amorcito, ¿usted me quiere hartísimo a pesar de que le tengo miedo a los niños down?)

Antes de que ella me diga que sí, le susurraré otra pregunta de forma casi imperceptible: ¿amorcito, está dispuesta a hacer un trío con alguna de nuestras amigas?

Entonces, según mi plan malévolo, la blanqui me diría que sí, pero a la pregunta subliminal.

Y así, irá el cántaro al agua hasta romperse.

Vamos a ver cómo me va.

nota de la redacción: los personajes, hechos, caracteres, comentarios, situaciones, y aspiraciones publicadas en este post son ficcionales. Cualquier semejanza con la vida real es mera coincidencia.

aunque quién sabe


Asegura tu lugar en el paraíso

yo sabré si no me diste el voto
Publicar un comentario