viernes, febrero 11, 2005

La Ruptura de los 25 y la marcha del 16 de febrero

Estos manes tienen ideas claras del por qué van a marchar
Mira vos, según cierto mediocre de suciedad patética, los que estuvimos en la marcha de Guayaquil fuimos 4 pelucones (sic), ergo, soy un pelucón y estuve en la marcha acompañado por 3 pelucones más (juraría que había más gente ese día, pero bue.). En cambio, los que participarán en la marcha de Quito son una sarta de "solapados, infelices y deudores" (sic).

Hay que ver que la gente que está alrededor del golpista dictador ese (también conocido como "el cojudo") no entiende lo que es la democracia. Por allí han amenazado con poner a 40.000 ciudadanos como fuerza de choque (es decir, la gente humilde a quien, a cambio de ofrecerles una casa, o de darles una funda de comida, un sueldo, etc., los obligarán a desfilar para tratar de convencer a la opinión pública de que tienen legitimidad.)

¿Por qué es que el lucio tiene tanto miedo de las marchas?
Por que ese individuo es un golpista, y si él mismo se aprovechó de una marcha para tumbar un presidente y hacerse plataforma para llegar él a la presidencia, es obvio que va a tener miedo que el pueblo se vuelva a expresar y tenga él que irse con el rabo como ya se sabe.

Lamentablemente, en este momento no tengo los medios económicos para ir a Quito a ejercer mi derecho democrático a expresarme, y no me convence la idea de usar algún bus fletado por suciedad patética, o por Sociedad Patriótica, o por algún otro simpatizante del régimen. De pronto, si lo hago, me va a tocar discutir con esa gente, y me daré cuenta de que no saben ni por qué mismo es que van (excepto la gente sincera e inocente que acepta abiertamente que va a cambio de que se le haga alguna obra; ya les han hecho quedar mal a los de sociedad patriótica en otras concentraciones que han organizado)

Ojalá que la gente de Quito no se deje intimidar por las amenazas. Que las bases de los movimientos de izquierda que están comprometidos con la corte de facto y con el régimen tengan un "ataque de conciencitis"y marchen junto a la ciudadanía, y no con los dictadores que pretenden convertirse en los nuevos oligarcas.

En fín, esto lo saqué del blog de la Ruptura de los 25

La Ruptura de los 25 y la marcha del 16 de febrero


Somos los que nacemos del sonido del churo andino,
que en un silbido nos recuerda la voz de las montañas,
que nos devuelve a la historia desde el vuelo
y que hoy más que nunca,
amanecer tras amanecer,
nos convoca a la minga,
a juntar nuestras manos, mentes y corazones
a construir la gran nación andina y latinoamericana
R-25


El 16 de febrero, nos auto convocamos para decirle a este Gobierno que rechazamos sus actitudes dictatoriales disfrazadas de democracia. Nos auto convocamos en rechazo a las tanquetas que rodearon la Corte en el gobierno de Febres Cordero y frente a todo asalto a las instituciones democráticas por parte de este o cualquier otro gobierno o partido político irresponsable. Nos auto convocamos, porque a pesar de las diferencias, creemos en la necesidad de mínimos comunes que permitan la deliberación y el debate democrático. Caminaremos por las calles de Quito con pasos y voces firmes que insistirán en los siguientes preceptos:

No al autoritarismo, el odio, la bala, la amenaza y la violencia como práctica política.
Sí a una democracia radical, participativa, transparente y profunda, que moldee una ciudadanía real en Quito y en el Ecuador.
No al manoseo de los viejos caciques de la política que se han sorteado el futuro de la nación donde ganan exclusivamente quienes pueden subirse la "camioneta".
Sí a aprender de la historia, no queremos otro Alarcón, ni otro Noboa. Sí a la salida de los representantes que nos traicionan, pero a través de mecanismos constitucionales y con una agenda y un proyecto de país, transparentes, con caras, discursos e intenciones visibles.
No al asalto cínico y descarado de la justicia ni de sus órganos medulares perpetrados por los poderes económicos y políticos del país durante estos 25 años de democracia de papel.
Fuera la Corte de Facto y todos los jueces y magistrados que respondían y responden a los partidos políticos.
No al manejo politizado e irresponsable del Tribunal Supremo Electoral, Tribunal Constitucional, Consejo Nacional de la Judicatura y Ministerio Público.
Sí a un proceso limpio y transparente que nazca de la sociedad civil, no de partidos políticos disfrazados de supuestos colegios electorales representantes de sus agremiados y patronos para la elección de jueces, que nos de la posibilidad de un país honesto

Ruptura de los 25

Publicar un comentario