lunes, abril 25, 2005

yo quiero ser forajido

subámonos a la camioneta!!!
Yo también quiero ser forajido
Ahora que los forajidos ganaron, y son noticia, saliendo en t.v. y en los periódicos como héroes... me han dado unas ganas inmensas de ser uno de ellos.
Yo no estuve en las marchas de Quito, como dije en un post anterior, preferí quedarme con la blanqui aprovechando que estábamos solitos en la oficina para irnos de arrumaco.

Cuando vino el loco de esa forma tan apoteósica, tampoco participé en ninguna manifestación en su contra. De hecho, estuve allí recibiéndolo, con la Blanqui y la Whendicita que son fanáticas del loco. Escribí un par de líneas, pero nada más. Y al igual que la gente que dice que hasta lloró de la frustración al saber que ese man estaba de vuelta, no hice nada.

Cuando hubo el golpe de estado y salieron los verdaderos forajidos a las calles, durante toda esa semana, tampoco hice nada. Por allí me enteré de un grupo de amigos que salieron al malecón a protestar, pero no hubo convocatoria pública, pareciera que fue un asunto entre panas que se llamaron al teléfono.

Cuando el dictador trató de salir del país, los verdaderos forajidos se pararon en la pista para evitar su salida. Acá en Guayaquil, ni loco habría ido yo a detenerlo al loco en el aeropuerto, mucho menos ir a buscarlo a su casa, para entregarlo a la policía. De hecho, hubo gente respaldándolo, por allí salió en las noticias el Jairala, defendiéndolo al abdalá como si fuera un héroe.

Pero ahora que los forajidos ganaron, ahora sí quiero aparecerme. ¿quién sabe? de pronto salgo en las noticias, me hago famoso, y hasta hago plataforma para lanzarme a la política.

Pero bueh...

ojalá que el cuarto de hora me dure lo suficiente como para alcanzar algún resultado concreto.
Si me pongo como meta lograr que se vayan los del congreso a su casa, espero no desmayar hasta lograrlo, aún si viene el león a acusarme dee inicuo y de anarquista, espero que no me tiemblen las patitas y pueda quedarme en las protestas.
Aún si, como pasó los primeros días en Quito, los medios se limitan a ignorar mis protestas, o si vienen los guardaespaldas de los socialcristianos a caerme a golpes, espero poder quedarme en las protestas y en la insistencia para que de una vez se vayan todos los del congreso.

El problema es que no parezco tan aniñado (y eso que mi residencia oficial está en la Keneddy Norte), y acá en Guayaquil, los que protestan son chicos y chicas a quienes les gusta vestir y andar con harto glamour.

¿podré autodenominarme forajido, como los que estuvieron todo el tiempo insistiendo hasta que lograron su objetivo? ¿lograré subirme a la camioneta?
Publicar un comentario