domingo, febrero 26, 2012

Jueza Mónica Encalada admite ataques de los de El Universo


El día de hoy, El Universo publicó una entrevista a la Ab. Mónica Encalada que Santiago Villa Chiappe realizó en Bogotá. Además de insistir en sus acusaciones aún sin evidencias, Encalada afirma que:
“Los de EL UNIVERSO me dieron palo, me atacaron, me fulminaron. Decían que yo había negado muchas pruebas. Me trataban como la mágica, la divina que favoreció siempre a Correa. A mí me recusaron, pero hubo una falta de conocimiento por parte del rotativo. Ellos no tuvieron una defensa muy fuerte. EL UNIVERSO pensaba que cada juez que llegaba tenía intereses y por eso los recusaba, pero su parte probatoria era débil”.
De entrada, Mónica Encalada reconoce que fue la defensa de El Universo la que cambiaba a los jueces. Algunos medios de comunicación se han hecho eco de ese detalle, pero asumían que los cambios de jueces eran obra del Mashi. A pesar de las aclaraciones, algunos articulistas y politiqueros insistían en decir que los cambios de jueces eran para beneficiar a Correa.


Los abogados de El Universo no podían cambiar jueces indefinidamente, pero según afirma la misma jueza, la defensa era débil y pobre en su parte probatoria. Recordemos las audiencias. ¿Qué podía hacer un juez con una defensa tan trucha?. ¿Declarar inocente al acusado cuyos abogados sencillamente no presentaron defensa? ¿Declarar inocente al acusado cuyos abogados lo defendieron de coautoría en vez de defenderlo de autoría coadyuvante?. ¿Mirar a otro lado si su propio abogado reconoció que Emilio Palacio injuriaba? Los jueces tenían que trabajar con los elementos que se presentaron durante el proceso. Fallaron en consecuencia y ratificaron la sentencia. Unánimemente decidieron que Emilio Palacio había injuriado. Con una defensa débil o nula y una parte probatoria pobre, lo absurdo habría sido declararlos inocentes. ¿O no?

En tales circunstancias, no es raro si se dedican a tratar de ganar con titulares, mentiras, tergiversaciones, agresiones, amenazas y campañas de desprestigio. Los jueces que han fallado en contra de El Universo han sido afectados por decenas de publicaciones. Según El Universo, el Ab. Joffre Campaña dijo que los jueces “La sentencia de Dahik parecería que fue dictada para el caso de este Diario, porque determina responsabilidades en contra de los jueces que violaron el debido proceso, como Morán, Mantilla, Paredes, Encalada, entre otros” (...) “deberían poner las barbas en remojo porque tarde o temprano deberán responder. Lamentablemente, son jueces que no solo están hipotecando el futuro de ellos, sino el de su familia, porque cuando tengan que responder, en cinco o diez años, va a ser muy dura esa responsabilidad”.

¿Acaso no resulta comprensible que un juez se asuste con semejantes declaraciones o actos similares, los entienda como amenazas, y se preocupe por su futuro y el de su familia?

Además de salir con lo de ChuckySeven, se dedicaron a escarbar el pasado del juez Paredes, vinculándolo incluso con las financieras beneficiadas durante el feriado bancario. Además le iniciaron un juicio cuya cobertura mediática es impresionante, sobre todo por los escándalos que algunos montan fuera del proceso, con peritos informáticos improvisados y más.

Cuando se dio la audiencia de casación, el juez Luís Pacheco Jaramillo denunció amenazas, boicot y presiones en su contra por parte de la defensa de El Universo, que incluso afectaron su salud el día de la audiencia.

Lo mismo hicieron con la jueza Mónica Encalada, a quien están procesando por prevaricato. A ella la recusaron y acusaron de elaborar la sentencia muy rápido. Ante los ataques a jueces y a ella misma, resulta raro que se hayan reunido con ella para preparar y promocionar la denuncia sin pruebas en contra de los abogados Vera.

A los medios no les parece al menos sospechoso que la parte que acusó a la jueza de prevaricato termine defendiéndola y promocionándola. Tampoco parece importarles que Mónica Encalada insista en que su sentencia, en la que acusó a los de El Universo, la hizo en total apego a derecho y que haya afirmado que el juez Juan Paredes es una buena persona. Ninguno se ha preguntado por qué habría de amenazarla la parte acusadora, si ella falló a favor. En ese caso, ¿No sería más lógico que amenazas  provengan de los afectados por su fallo?

Hace tiempo, la abogada de diario El Universo decía "La jueza Mónica Encalada Villamagua, nombre histórico para nosotros, una señora jueza que hoy está denunciada en la fiscalía por el delito de prevaricato, esa es otra historia". Insisto: No hay evidencias de que la hayan amenazado con "reventarla" o que hayan amenazado a sus hijos.


Y todo por un artículo en el que Emilio Palacio injurió gracias a la ayuda de los directivos de El Universo, que le dieron el espacio y le subieron el sueldo. En otra ocasión, habían censurado un artículo debido a que consideraban que se exponían a un juicio por injurias calumniosas.



El problema no es que esta vez sí haya podido injuriar. El problema es que se niegan a rectificar y pedir disculpas. Más bien han llegado al extremo ridículo de condicionarlas.
Publicar un comentario