lunes, marzo 27, 2006

Ya tengo cédula

Dejé de ser indocumentado
Ya tengo cédula
Después de 5 meses y medio usando mi carnet de socio del club ¿ovistar, al fin tuve tiempo para ir a sacar mi cédula. Ya no tenía opción, sin cédula, sencillamente no podía reclamar la cuantiosa herencia que me dejó mi tía Tencha antes de morir misteriosamente después de una larga batalla contra la adicción al lsd.

Fui un lunes, esperando que todo el mundo estuviera en el trabajo y, por consiguiente, los tramitadores no estuvieran por ahí tratando de verme la cara de gil (no habrían tenido que esforzarse mucho).

En efecto, el lugar estaba vacío. Había un tipo en la ventanilla, pero era un vendedor. Cuando me acerqué, comedidamente llamó a un tipo con cara de ex presidiario, quien animada y familiarmente me dijo:

Tramitador con cara de ex presidiario: oe gordito, ¿quieres sacar tu cédula? Aprovecha que por hoy, te cuesta apenas $10.
Rafaelito: ¡pero si no hay nadie en la cola! ¿Qué ere’ bobo?
Tramitador con cara de ex presidiario: ya loco, no te fijes en detalles… ¿o qué? ¿vas a decir que vienes al registro civil y no piensas pagar tramitador?

En ese momento, el vendedor ambulante llamó a una turba enardecida, que por si las moscas, se ubicó delante de él en la cola.

Rafaelito: igual, mejor aprovecho para no trabajar hoy. Prefiero hacer cola
Tramitador con cara de ex presidiario (a ratos, enojado, y a ratos, al borde del llanto): ¡qué te pasa! ¿Cómo se te ocurre? ¿y te haces llamar guayaquileño? ¿Acaso le haces barra a los árbitros cuando vas al estadio? ¡No seas irresponsable! En esta ciudad, pagar tramitador para sacar la cédula es una tradición, y no podemos venir de un día para otro a cambiar las cosas. ¿Acaso quieres que te digan que eres un gil que hizo cola en el registro civil? No seas bestia
Rafaelito: no se trata sólo de eso, la verdad es que ando chiro, y por eso me vine a esta hora.
Tramitador con cara de ex presidiario: no pues, haberlo dicho antes. Mira, acá tenemos hasta una Fundación que ayuda a los más necesitados en casos como este. Por la módica cantidad de $5, esos manes ponen el billete que falta. La idea es que no se pierda esta noble tradición.

En efecto, la Fundación Unida En Rescate de las Tradiciones Ecuatorianas Sin Honestidad (FUERTESH) puso el billetito que faltaba, todo para hacer felizh a un tramitador.
Image hosting by TinyPic
Lo malo es que por andar de bobazo, no me puse once en el momento en que me tomaron la foto, y siguiendo la tradición, salí con cara de imbécil (aunque la verdad es que las probabilidades de salir con cara de imbécil en la foto estaban a mi favor)

Ya cuando me estaba yendo, me dio por preguntar

Rafaelito: ¿y qué van a hacer ahora que se municipaliza el registro civil?
Tramitador con cara de ex presidiario: ya verás loco… esto recién empieza.


What is the napi?
Napi
¿Estás leyendo Napi?

¿Qué esperas?


Asegura tu lugar en el paraíso


yo sabré si no me diste el voto
Publicar un comentario