jueves, marzo 23, 2006

Un mohíno en la capital

Cosas que pasaron en Quito
Un mohíno en la capital
En vista que llegué enfermito, y tuve arrrrssssto trabajo, no tuve tiempo de pasear por el centro histérico. El teleférico de Quito no es uno de los sitios que quiero conocer antes de morir, así que no me amargo la vida por eso.

Lo que sí quería conocer antes de morir era a las chicas de sueños y cuentos. La princess juró y rejuró que iba a estar, pero na’ que ver. Al final se aparecieron el guambra y atrapasueños (más quórum hubo en el recital de poesía, la noche anterior).

Como ya está comprobado que los bloggers de quito andan demasiado ocupados tratando de conquistar el mundo, la próxima vez, avisaré y confirmaré con más de 12 horas de anticipación. Quedó pendiente una entrevista en Radio Democracia, interesados, visiten el blog de David Guzmán para que se pongan en contacto.

Cada vez que voy a quito hago lo imposible por llegar a la presidencia para tomar una foto, pero siempre encuentro esto:
Image hosting by TinyPic
¿Coincidencia? ¿O será que todos los días cierran las calles esos manes?

también traté de llegar al congreso. 4 cuadras antes de llegar, la pestilencia de la cloaca hacía imposible acercarse. Yo, muy inocente, pregunté si se había desbordado una alcantarilla

no señor -me respondieron- lo que pasa es que estamos llegando al congreso.

aún no entiendo qué mismo es que me quisieron decir.

Descubrí varias cosas por allá:
Image hosting by TinyPic
Las lavanderías son “todo rigor”, y eso me será de mucha utilidad ahora que me quiero retirar de mi negocio de venta de lsd.

Se dice que los longos son hipócritas, pero yo descubrí que de hecho, los quiteños son bastante sinceros, sino basta mirar la fachada de la corte suprema de justicia:
Image hosting by TinyPic
En ciertas instituciones, hay palabras que están demás.

Nota de la redacción: esta foto no ha sido editada. Así luce la fachada en la vida real

De regreso, el comité de recepción estuvo integrado por la preciosa. La verdad es que estaba de casualidad por allí, pero eso me recuerda que le había prometido incluirla de nuevo en mi lista de contactos del messenger.

Me fui a retirar el tintají y a distribuirlo al Terminal, y además de encontrarme a Kathy organizando el comité de recepción, me encontré con la novedad de que el banco central, en su desesperación de no servir para nada, ahora le está pagando a no-se-cuántas personas para que cambien moneditas en el Terminal.
Image hosting by TinyPic
Loable labor.

Casi llegando a la oficina, me acordé de Dael. Me había comprometido a hacerle llegar una cajita de dulces. Me bajé en la primera panadería que encontré y con eso ya pude cumplir con mi palabra de honor.
Image hosting by TinyPic
Lo bueno es que ella no lee mi blog, así que podré llevarme el secreto a la tumba.

Por cierto, la otra noche, la pobrecilla estuvo tratando de comparar su pasquín con el mejor periódico del universo (y de todos los universos paralelos):
Dael: pero si ambos son iguales. Los dos informan
Rafaelito: el mío informa, el tuyo desinforma
Pero si ambos tienen articulistas y noticias
Rafaelito: el tuyo tiene a Pérez Loose, el tipo que defiende a la oxi y en general a las empresas foráneas con toda su alma. El mío tiene en su última edición a FAB!, a Fátima, a Guillermo, a Napi, al webmaster del blog de habla, y lo más importante: a mí.
Dael: pero si están hechos del mismo papel.
Rafaelito: el mío es hecho en papel bond, el tuyo en papel periódico vulgar.
dael: ... y.... el clima está loco ultimamente, no?


What is the napi?
Napi
¿Estás leyendo Napi?

¿Qué esperas?


Asegura tu lugar en el paraíso


yo sabré si no me diste el voto
Publicar un comentario