miércoles, diciembre 02, 2009

en defensa del registro de medios


................................vs

Actualmente no se sabe cuántos medios de comunicación escrita tiene el Ecuador. Si bien las frecuencias de radio y tv tienen un sistema para saber quiénes tienen acceso a las mismas, los periódicos y revistas en cantones nacen, crecen, se venden y mueren sin que existan registros de su existencia.

Más allá de la importancia histórica de rescatar los medios que en teoría permiten el acceso a la información y la libertad de expresión, el verdadero problema es que suelen ser microempresas que no pagan impuestos por publicidad.

Los pocos periódicos que pueden circular sin depender de los municipios, lo hacen en base a aportes particulares, ya que si dependieran de la publicidad, durarían poco o nada.

Muchos, tal vez la mayoría de periódicos, carecen de código de ética, no pagan salarios justos a sus empleados, y aceptan canjes publicitarios (cosa que a decir verdad, también se da en radios, y no solamente en cantones).

En las radios, a falta de presupuesto para investigación, suelen invitar a personalidades y funcionarios locales, o a pasar los mensajes de la ciudadanía, sin importar que llamen para insultar, mentir, calumniar, o decir sandeces que en nada aportan al tema de la noticia o entrevista.

Hay periodistas-políticos que usan su espacio para mentir descaradamente, tergiversar, y calumniar. No solamente a rivales políticos, sino también a personas que sencillamente estuvieron en el lugar equivocado, en el sitio equivocado. Cuando alguien se queja de la falta de ética periodística, suelen decir "si no le gusta el noticiero, cambie de emisora".

Los periódicos suelen publicar información no verificada ni contrastada, tienen una diagramación que da pena y risa, y de los errores ortográficos, ni hablar. Suelen ser un atentado contra el idioma.

De paso, la gran mayoría de periódicos, al carecer de ingresos publicitarios suficientes, terminan pactando con los alcaldes para dedicarse a hacerles campaña, omitiendo noticias que pudieran perjudicar la imagen del burgomaestre de turno, y afectando la de políticos rivales.

Estas situaciones, evidentemente, le quitan a la ciudadanía la posibilidad de acceder a su derecho constitucional a estar bien informados, e incluso, a expresarse a través de estos medios.

En época electoral, la gran mayoría de pequeños periódicos termina tomando un bando, convirtiéndose en actores políticos a los que no les interesa el derecho a la información. Sólo asegurar la victoria de su candidato para asegurar el pautaje (y la supervivencia) durante cinco años más.

hay muchos que funcionan solamente durante navidad, día de la madre, y fiestas de cantonización. Y con razón, sin ingresos fijos, tienen que aprovechar los meses buenos para circular con crónica roja, deportes, farándula local, chistes de internet, y publicidad municipal.

El corcho cordero mencionó que una de las razones por las que no le convence el registro de medios es que resultaría imposible registrar los blogs qu aparecen a millares surgir en la blogosfera.

Es como si asumiéramos que la superintendencia de bancos pretende llevar un registro de todos los chulqueros, o personas que sin dedicarse al chulco, de vez en cuando le prestan un billetito a algún pana, o invierten en el negocio de aluna vecina (buena).

Los bloggers deberíamos sincerarnos. ¿Escribimos sandeces una vez al mes, y ya queremos que nos confundan con un periódico?

Está claro que si bien un blog es un medio de comunicación, poco o nada tiene que ver con un medio de comunicación pública, o noticioso. No importa cuántas noticias olvidadas por los grandes medios de comunicación impresa hayan sido analizadas y develadas ocasionalmente en un blog. La excepción no tiene que ser vista como una norma.

Ahora, si por ahí aparecen iniciativas, como las que se dan en época de elecciones, o un blogger quiere hacer reporterismo ciudadano, dudo que tenga inconveniente en registrarse.

Si no, basta ver cuántos blogs están registrados en Ecuablogs.com, y sin que haya mediado ninguna ley o imposición de la asamblea.


En todo caso, si la publicación de un código de ética, el seguimiento a las prácticas laborales, respeto a los derechos consagrados en la constitución, y el seguimiento al pago de impuestos, no son razones suficientes, ¿qué tal el hecho de llevar un registro de cuántos medios hay, quién los dirige, dónde están ubicados, y qué campañas de comunicación se podría implementar en beneficio de la ciudadanía?

De hecho son pocos los periódicos que mantienen espacios de capacitación, formación, información, o al menos nociones mínimas sobre temas de prevención en salud, psicología, leyes, etc.

A ver qué dicen los bloggers. ¿se niegan a registrarse? ¿Y cómo es que se han registrado tantos en Ecuablogs.com? ¿Quieren o se oponen a que sus actividades bloggeriles consten en un registro estatal?
Publicar un comentario