martes, julio 26, 2005

Ya no quiero ser forajido

¿y la vergüenza?
Ya no quiero ser forajido
Image hosted by TinyPic.com
Lo que pasa es que el día de la marcha, toooodo era bonito. Es decir, a pesar de la gran cantidad de bombas lacrimógenas que mandó a lanzarnos el entonces dictador, que hasta le costó la vida a un reportero gráfico...
Image hosted by TinyPic.com
pero igual, tooodo era bonito, porque se veía a la gente unida por una causa (excepto por los que vinieron contratados para darle bala al pueblo, esos que se parapetaron en el MBS). Había tanta gente en la calle, y digo eso por que yo sí estaba en la calle. Los que estaban sentaditos en sus casas no vieron tanta gente, al menos al principio, porque los medios de comunicación nos traicionaron y se la pasaban enfocando calles que estaban vacías, o simplemente no hablaban de asunto... pero el punto es que tooodos estábamos contentos de formar parte de un hecho histórico, de un derrocamiento popular a un dictador que estaba robando nuestro dinero para financiar marchas, contramarchas, persecuciones y más cosas detestables (por no hablar de la corrupción).

Pero qué pasa, que en la t.v. salía una propaganda de un joven (como yo) que quería salir a protestar, y el papá le decía que no pierda el tiempo, porque le iba a hacer el juego a los mismos de siempre. La verdad es que yo sospechaba que ese actor tenía razón en el diálogo que le habían escrito para confundir a la ciudadanía, pero igual salí a la calle con el resto de la gente.
Image hosted by TinyPic.com
Me hice un cartel bien bonito que decía "yo también soy un forajido". La verdad es que era la primera vez en la vida que me preocupaba por los problemas del país, y de hecho, nunca supe exactamente qué mismo es que pasaba, pero igual, me sumé al bando de los ganadores. Me inscribí a un montón de listas y foros de "forajidos organizados" (aunque eso era una contradicción), y hasta le caí a puñetes a un man que era de suciedad patética, y de quien yo sabía que era hijo de una señora que tenía cinco cargos públicos (cinco sueldazos...
Image hosted by TinyPic.com
Pero ahora me doy cuenta de que esos forajidos son una desgracia. Querían sacar al congreso, y bastó un gruñido del lión, y que se les diga “anarquistas”, para que se vayan a la casita con el rabo entre las piernas. Querían sacar a la corte y poner gente honesta, y ahora van a volver los mismos de siempre, desobedeciendo el mandato popular. (los años de años de experiencia, les permite ser bien “caretuco”).

Ahora los mismos de siempre hacen lo que les da la gana, y los forajidos brillan por su ausencia. El primer día, cuando vi que las cosas se estaban calmando, yo estaba en el portal de mi casa, esperando que salieran, pero como nadie salía, me quedé nomás viendo televisión. Los periodistas, con aires de triunfo, decían que nadie estaba en la calle protestando, y esta vez sí decían la verdad.
Image hosted by TinyPic.com
Hasta eso lo hubiera aceptado, de todos modos, ya me había comprado una camiseta de “yo también soy un forajido”, y pensaba estrenarla algún día…
Image hosted by TinyPic.com
Pero que vengan los ex funcionarios de la dictadura a decir que el ex cojudócrata tiene fluidos contactos con los foragiles, que estamos arrepentidos, y que lo vamos a respaldar para que regrese a Quito a lanzarnos bombas lacrimógenas y a que nos disparen a la primera… eso no lo puedo tolerar.

Ni que fuera tan pendejo.

Image hosted by TinyPic.com
Hasta aquí llegué como forajido.



fotos, ANPE, excepto la del lucio, que la tomé de Tribune India
Publicar un comentario