viernes, septiembre 16, 2005

Homenaje a los cochinos de Guayaquil

Hippies celebran su temporada 2005
Homenaje a los cochinos de Guayaquil
Primero fue una conocida marca de detergente, cuyo nombre no mencionaré porque no llegamos a ningún acuerdo comercial. Se ganó el cariño de todos lo niños y el odio de las madres, que después del bombardeo de imágenes tiernas, a la hora de lavar la ropa, se dieron cuenta de que la mugre y la cochinada no representan valores positivos. (en ese sentido, las marcas de jabón antibacterial salieron ganando sin mayores campañas).

Ahora interagua nos dejó sin agua durante una eternidad. Casualmente, yo llevaba 2 días sin bañarme, así que bien podría completar la semana, y esta vez, tengo una razón justificada: el servicio que dan esos manes.

En los países desarrollados y con seguridad jurídica, resultaría inconcebible que una empresa deje de dar el servicio sin encontrar la forma de compensar a todos para mitigar de alguna manera las molestias. La ciudadanía y las autoridades los habrían hecho cumplir por las buenas o por las malas, y las aseguradoras habrían asumido los costos. Pero en este país (Guayaquil), hay una delgada línea amarilla, o mejor dicho, roja (para que no digan que estoy cometiendo el sacrilegio de rayar al psc), que separa el Poder, del Querer, del Deber.

Los incompetentes dicen que les sale muy caro cumplir con su obligación y darle agua a la ciudadanía a como de lugar Dicen que no pueden botar de la noche a la mañana una parte de los milloncitos que han estado ganando durante todos estos años.

Es cierto que es difícil llevar agua a todos (si no, preguntadles a los del suburbio y barrios marginales de Guayaquil), pero no por eso dejan de tener la obligación de cumplir con su contrato y con la constitución.

Al menos, algo parecido dijeron unos tipos que fueron a una entrevista a denunciar la incompetencia de interagua. Cuando el entrevistador les preguntó si van a iniciar demandas, se quedaron callados, parece que el objetivo de presentarse en t.v. era sólo eso: presentarse en t.v.
Claro que el MashAlcalde no tiene nada que ver en el asunto, ya que el servicio de agua potable está concesionado, así que hay una especie de limbo, y no hay cómo ni a quién reclamarle.
Si en Guayaquil hubiera la cultura de darle un azote de ortigas a los que no cumplen…

En todo caso, yo seguiré disfrutando de esta cochinada justificada. De pronto alguien se inspira, y se vuelve a imponer el grunge.


ponte once con tu bacinilla
1-800-bacinillas
Por cierto, en la ofi recibimos una llamada de 1-800-bacinillas. Una empresa emprendedora que, aprovechando la existencia de jefachos miserables, digo, productivos, está llevando bacinillas portátiles a las oficinas donde ya no tengan agua y necesiten de extrema urgencia el sanitario.

Por una no tan módica suma, llevan también prácticos baldes de agua en caso de que alguna secretaria que no podía aguantar más, haya dejado un premio sorpresa en el w.c. (a ti te digo, oe)
A muchos gerentes les salió más barato darle a sus empleados pastillas de esas que producen estreñimiento (anticacales). Lo que sí hicieron fue tomarse el día libre, y pasar en casa, nomás por si acaso.
Publicar un comentario