miércoles, agosto 10, 2005

La independencia & +

sí, claro
La independencia
Cuando estoy ruco hago tonteras. En la mañana me levantaron las dianas y salvas, los fuegos artificiales, y no se qué escándalos más, y yo sinceramente creí lo que decía la gente en las calles: "estamos celebrando la independencia"

Salí contento y confiado en que al fín éramos independientes del FMI y de los gringos. Juraba que al fin los habíamos barajado a los de la base de manta, que los habían sacado a los honorables, que los habían metido presos a los exportadores de banano que estaban cobrando por debajo del precio oficial, que se habían borrado del mapa los partidos políticos, que las mafias esas que amenazan con paros para poner pipones en el sector público se habían desintegrado, que los tenedores de la deuda se habían ido y hasta que se habían jubilado los que están matando al bosque de Esmeraldas...

pero después me explicaron que estaban celebrando una independencia que hubo hace no-se-cuántos-años.

Nadie me dio una explicación lógica de por qué seguíamos hablando de independencia después de tanto tiempo, si estamos más esclavizados que antes (en esa época, eran solamente el yugo español y la ignorancia, si nos ponemos seudopoéticos)


Está clarito
¿Cómo que círculos obscuros?
hasta aquí llegaron las habladurías del círculo obscuro que rodeaba al presi. El círculo está clarito (a ver si no me demandan los del 2).
Image hosted by TinyPic.com
La nueva estrella del gobierno es un tipo al que no le gusta llamar la atención (nadita).
Es un pana del cojudócrata, panísima del aspiazu, requetepana del lión, recontraquepana del MashAlcalde...
Con esos antecedentes, hablar de círculos obscuros es una necedad. Hasta el más gil se da cuenta de la direción que está tomando el Gobierno. Esa parece ser la nueva tendencia de algunitos: llegar por la izquierda para ganarse a la gente, y luego irse de a poquito a la derecha para ganarse el pan de cada día (y del resto de los días, hasta la séptima generación).

Se comprometió seriamente a darle trabajo a los de las cárceles, ya que necesitan rehabilitación. Y ya era hora, porque los pobrecitos estaban taaan necesitados de trabajo que andan secuestrando, matando, robando bancos, traficando y un montón de cosas más. Ahora que les van a dar trabajo, van a dejar la mala vida esos manes.

La nueva estrella del gobierno puso como ejemplo de su capacidad a los del cerro Santa Ana, un lugar al que antes nadie quería ir, y al que ahora todos quieren ir (aunque no todos pueden entrar).
A ver cómo le va.
Publicar un comentario